Tenis: mi deporte favorito

Autora: María Quintana

Hace tiempo me preguntaron qué significaba el tenis para mí, y lo primero que contesté es que es una forma de amar la vida. Cada uno lo hace a su manera, la mía es esta.

Recuerdo como si fuera ayer, el día en el que cogí por primera vez una raqueta: tenía 4 años y se podría decir que era más grande que yo. A partir de ese momento, tuve muy claro que era mi deporte favorito y comencé a practicarlo casi a diario con mis hermanos o con mi mejor amiga, siempre conseguía engañar a alguien para que jugase conmigo.

Al año siguiente y después de mucho insistir, mis padres me apuntaron a clases de tenis para niños. Yo era la única niña de la clase pero en los mini-torneos que nos preparaban los profesores y aunque quede mal que yo lo diga, siempre les ganaba.

Los campeonatos

A los dos años de comenzar las clases me federé y competí en varios campeonatos provinciales . A partir de ahí, empecé a entrenar unas 2-3h diarias de lunes a viernes. Había días en los que disfrutaba un montón, y días en los que hubiese tirado la toalla si no hubiese sido por el gran apoyo de mi profesor y mi familia.

Además de ser mi deporte favorito, esos 12 años también han sido mi época favorita porque conocí a gente con quienes me unía una misma pasión y que años más tarde se convirtieron en mis verdaderos amigos, con los que lloraba las derrotas y celebraba las victorias.

Actualmente no sigo federada, con 17 años decidí dedicarme más a estudiar porque para poder vivir de este deporte, hay que ser un fuera de serie, tener paciencia, dedicarle muchas horas y mimarlo mucho. Pero lo que tengo muy claro es que nunca dejaré de practicarlo.